Seleccionar página

Ikea es el rey de los muebles baratos, su catálogo gana en impresiones a la mismísima Biblia. Además añadirá en los proyectos que tiene de expansión hasta 2020 a casi cuarenta mil trabajadores en España. No tiene competidor. Está claro que es una empresa de éxito.

Los puntos fuertes de la empresa sueca son los precios bajos y el diseño. Han conseguido que amueblar una casa no suponga un desembolso enorme. Por supuesto, esto repercute en la calidad de los materiales, pero sus responsables prefieren seguir dando prioridad a que toda la gente tenga acceso a sus productos. En cuanto al diseño, lo importante es que sean funcionales. Han conseguido adaptarse a todo tipo de viviendas de manera ingeniosa, tienen una gran oferta de muebles para casas y espacios más pequeños.

Como se rigen por la filosofía “Do it yourself” (hazlo tú mismo), esto conlleva que el cliente tenga que ir al almacén, elegir el mueble, transportarlo hasta casa y montarlo. Para la empresa es un ahorro muy grande en costes, pero repercute en la creatividad del diseño. El gigante sueco controla la producción desde el principio hasta que llega a las manos del cliente, así que no tiene empresas intermediarias a las que deban pagar dinero por sus servicios; es otra de las causas que le permiten jugar con los precios.

Gracias al diseño de los muebles han creado una importante imagen de marca que es reconocida fácilmente por la gente. Por otro lado, su idea de integrar otros servicios como restaurante, también con menús realmente baratos o la tienda de productos de Suecia, ha conseguido que la experiencia de comprar muebles y equipamiento para casa sea totalmente diferente a lo que ofrece la competencia.

En España se ha producido un fenómeno muy interesante, el marketing de Ikea ha funcionado tan bien, que a la mayoría de la gente no la importa desplazarse más de una hora para ir a comprar a Ikea. Aunque el grupo aumenta las ganancias año tras año, han tenido que incluir entre sus productos: menaje, textiles, cosas de menor valor que ya significan una cantidad importante en los beneficios de la empresa.

Este modelo de negocio no se ha librado de pasar por malos momentos. Algunas declaraciones de altos cargos sobre sus salarios fueron malinterpretadas en su tiempo. Y no nos olvidamos del escándalo de las albóndigas de carne de caballo que ofrecían en el restaurante, esto les llevó a tener un control más riguroso sobre la cadena de producción de la carne que les llegaba y poco después, se vieron obligados a retirar el pastel de almendras ya que descubrieron que una partida estaba contaminada con una bacteria intestinal. En España no hubo ningún producto afectado por ello.