Seleccionar página

Corren malos tiempos para el aeropuerto madrileño de Barajas: en dos años ha perdido el 20 por ciento de sus viajeros y ha descendido hasta el noveno puesto en la lista de los más importantes de Europa.

Azotado por los recortes de las aerolíneas, muchas de las cuales han reducido el número de vuelos o incluso han suprimido las rutas menos rentables, su liderazgo en España lo ocupa ahora El Prat, en Barcelona, cuyas tasas resultan más baratas y que se ha beneficiado de la durísima caída que ha experimentado el turismo en Madrid a lo largo de 2013 (en particular durante el verano).

Barajas necesita oxígeno, y Aena, la entidad pública que gestiona los aeropuertos españoles, se lo va a proporcionar; ha diseñado un plan específico encaminado a darles más bola a las principales operadoras nacionales, a implantar nuevos recorridos (sobre todo en el cada vez más demandado mercado asiático) y a captar compañías que todavía no se han atrevido a meter el morro en el espacio aéreo madrileño. En este sentido, el acuerdo alcanzado con la empresa Norwegian puede considerarse un éxito.

Con 360 rutas, 120 ciudades y 18 millones de viajeros al año, Norwegian (la marca deja pocas dudas sobre su origen) es la segunda mayor aerolínea de los países escandinavos y la quinta europea de bajo coste.

Llega a Barajas para abrirse un hueco entre easyJet y Ryanair, y lo hace con siete destinos en la agenda: Copenhague, Oslo, Helsinki, Varsovia, Hamburgo, Estocolmo y Londres. La compañía, que ya está presente en los aeropuertos de Alicante, Málaga, Las Palmas y Tenerife (principales focos turísticos para los ciudadanos del norte del Viejo Continente), buscar así consolidar su posición en España.

El aterrizaje de la operadora noruega, que se consolidará formalmente a finales de la primavera de 2014, supondrá más tráfico y la creación de 210 puestos de trabajo (70 pilotos y 140 tripulantes de cabina), llevará más lejos la marca España, fortalecerá la posición de Madrid como centro de negocios (y, por qué no, como ciudad con gancho para hacer turismo) y contribuirá a que Barajas remonte el vuelo.