Seleccionar página

Cuando estamos en la búsqueda de empleo, hay que tirar de todas las herramientas posibles, y está claro que la red es una de ellas. Aunque existen distintos sitios web dedicados exclusivamente a la búsqueda de trabajo, la red social ejecutiva LinkedIn, además de ser una excelente plataforma de visualización y networking, ofrece la posibilidad de conectar con empresas de interés, identificar diversas ofertas de empleo y rastrear aquellas que mejor se adaptan a nuestro perfil profesional.

En primera instancia se debe contar con un perfil atractivo. Una foto profesional es fundamental para lograr una mayor visibilidad, así como un resumen en el que el candidato realice una presentación de sí mismo en la que destaque en términos generales sus competencias, experiencia, y un poco de su esencia. Utilizar palabras claves también resulta útil, puesto que los reclutadores las utilizan para encontrar perfiles profesionales concretos de acuerdo a sus necesidades. Por supuesto, es menester incluir los estudios y experiencias laborales más significativas, y un par de recomendaciones serán un plus.

Una vez el perfil está completo, lo recomendable es empezar a seguir a las empresas de interés, para sí estar enterado de sus últimas ofertas de empleo y de información de interés. Aun así, la forma más rápida de encontrar ofertas es a través de la sección superior “empleos”; una vez dentro de la sección, la plataforma mostrará distintas vacantes de empleo de acuerdo al perfil del candidato, o bien, a través del buscador se puede solicitar un cargo o sector específico. Una de las ventajas que ofrece LinkedIn es que solicitar un empleo es un proceso sencillo; basta con seleccionar precisamente la opción “solicitar este empleo” y adjuntar el CV y carta de presentación –si así se desea-, o si la empresa lo exige, hacerlo desde su propia página web.

Adicionalmente, entre más contactos se tengan y entre más grupos se esté, mayor visibilidad se conseguirá. Un consejo útil es enviar solicitudes a ciertos profesionales de selección y recursos humanos, aunque tampoco de forma masiva, primero, porque si se consiguen muchos rechazos LinkedIn puede penalizar al usuario, y segundo porque no tiene sentido tener en la red personal a personas desconocidas con las que no se ha entablado relación de ningún tipo, ni siquiera virtual.

En última instancia, es importante adaptar la configuración del perfil a la posibilidad de recibir propuestas de trabajo. Para hacerlo se debe ir a la opción Comunicaciones, que se encuentra en el menú de Privacidad y Configuración.

Algo que no hay que olvidar es que ante todo LinkedIn es una red social, en la que los usuarios deben aportar valor a través de la actividad de sus perfiles, por ejemplo, a través de contenidos que puedan resultar de interés para sus contactos. No obstante, lo que hay que aprovechar es que esta, además de ser una herramienta para encontrar empleo, es la plataforma de networking por excelencia, donde no sólo se puede lograr una mayor visibilidad, sino también la construcción de relaciones profesionales efectivas.