El perfil del inversor español

No es difícil deducir que la crisis económica y la incertidumbre de los mercados financieros a futuro han sido los responsables de que el ahorrador español hoy tenga un perfil mucho más conservador.

Anteriormente los inversores del país perseguían los mayores beneficios en los productos financieros, pero a partir de la coyuntura parece que han aprendido la lección de no apostarle a aquellos que son de alto riesgo, sólo por obtener mayores rentabilidades.

Así lo demuestra e l III Barómetro del Ahorro que publica el Observatorio de Inverco. Según los datos de esta publicación que se emite cada dos años, el 62% de los inversores españoles se considera de perfil conservador, cifra que aumento siete puntos frente a 2011, y 29 más que en 2009, mientras que el porcentaje de inversores arriesgados se ha reducido del 17% al 4% en el último periodo.

Y ante la incertidumbre del futuro y los vaivenes de la economía, otro aprendizaje forzoso ha sido el de constituir un ahorro para los momentos de escasez. Este ha sido el factor que le ha dado vía al crecimiento de productos financieros que se caracterizan por aportar la máxima seguridad, como los depósitos en cuenta corriente y los planes de pensiones.

Precisamente sobre estos últimos, además ser los instrumentos de inversión más regulados y de mayores beneficios fiscales, deben gran parte su éxito a la pérdida de credibilidad del sistema público de pensiones.

No obstante, se estima que la leve mejora de la economía pueda ser un factor para que se recupere la confianza en los fondos de inversión para el próximo año, precisamente porque generan una mayor rentabilidad que los depósitos convencionales.

De hecho, el Observatorio de Inverco, señala un brote de las inversiones en productos de alto riesgo como los fondos de inversión.

El sector financiero espera con atención una reforma fiscal por parte del Gobierno que ofrezca incentivos que estimulen el ahorro. Son justamente las instituciones del sector las que hacen puja para que los usuarios cada vez más se afiancen en el terreno de la inversión, y sobre todo, para que contraten los productos de mayor riesgo, y las cifras demuestran que lo están logrando.

Aunque la situación actual de la economía no es el escenario ideal para este tipo de productos, se infiere que los grandes influenciadores son los empleados de oficina bancaria, principales asesores de los ahorradores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *