El negocio de los coches siniestrados en venta

Cuando un mercado tiene pocos rivales o contrincantes, mejor para quienes ya se hayan atrevido a emprender la travesía por el desierto, dada la escasa competencia. Son negocios minoritarios, que pueden reportar grandes beneficios y en los que el primero en llegar suele ser quien acaba dominando el panorama.

Un buen ejemplo en España lo constituye el negocio de los coches siniestrados. ¿En qué consiste? Cuando un conductor tiene un accidente de tráfico y el coche queda hecho puré, la persona tiene dos opciones: quedarse con el automóvil y pagar toda la reparación que necesite el coche o comprar un nuevo vehículo y abandonar el que tenía.

Pues bien, existen compañías que se dedican a comprar o a recoger del desguace coches que están siniestrados. En otras palabras, hay empresarios que han visto una nueva forma de negocio en vender coches reparados después de haber sufrido un accidente.

Es un negocio extraño, pero está abriendo camino (¡y dando mucho dinero!) a un puñado de empresarios despiertos.

No se trata de un sector muy famoso en España (nada que ver con la ropa o los propios concesionarios de coches), pero sí que se está instaurando poco a poco.

Así que si alguien desea un coche barato y no le importa que haya resucitado después de haber quedado para el arrastre, ya sabe adónde puede acudir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *