Seleccionar página

Forma parte de un grupo empresarial, Globalia, que basa su actividad en todo lo que rodea un viaje: la planificación y la reserva de la estancia (llevada a cabo por agencias como Halcón Viajes o Viajes Ecuador), aerolíneas para llegar a los destinos o servicios de transporte de pasajeros dentro del aeropuerto.

Cinco años de vida le bastó a la empresa para que uno de sus dueños quisiera deshacerse de ella porque se encontraba en la quiebra y lo raro es que no fue español. International Leisure Group (ILG) o lo que es lo mismo, un tour operador inglés, gestionó mal su negocio y vendió sus participaciones en 1991 a Juan José Hidalgo, el presidente de Globalia.

Las quejas contra Ryanair no han dejado de producirse, más cuando la aerolínea de origen irlandés se convirtió en la primera opción elegida por los pasajeros en la mayoría de los aeropuertos españoles. Hidalgo ha mostrado su indignación y culpa de la situación a la Administración por subvencionar a quienes no les corresponde.

Los receptores de ayudas públicas fueron, según la versión del presidente de Globlalia, compañías aéreas de bajos precios que no pagan impuestos en España ni destacan por ofrecer el mejor servicio a los clientes.

A la pésima situación económica por la que pasó Iberia, que acabó fusionándose con British Airways en 2011, Hidalgo propuso una solución: Air Europa pagaría por la totalidad de la compañía. Pero hubo dos obstáculos que con el acuerdo cerrado, decidieron echarlo para atrás, según el cabeza de Air Europa. Una fue Esperanza Aguirre, cuando ocupaba el cargo de presidenta de la Comunidad de Madrid y Miguel Blesa, el mayor responsable de CajaMadrid (que luego sería Bankia).

Las tornas no tardaron en volverse y las consecuencias de la crisis aparecieron en Air Europa. En 2012 inició un ERE por el que despidió a más de un 8% de la plantilla (más de 250 trabajadores). 13 millones de euros en pérdidas al término de 2011 habrían sido la causa.

Pero el futuro traía algo de mejoría para la compañía (no una economía saneada): estar por delante de Iberia en el número de vuelos que se realizan durante el día y aprovecharse de que, tras la fusión con British Airways, dejara su espacio en las rutas hacia el Caribe y América.

Air Europa, a finales de 2013, empezó a analizar más a fondo su situación para intentar salir a Bolsa, aún se desconoce si lo hará como parte de Globalia o en solitario. En sus planes para el futuro, hay una estrategia de expansión con Boeing como el proveedor de aviones más importante.

Con las redes sociales no ha tenido buena experiencia. El tweet de una mujer en silla de ruedas pasó del entorno online al offline. No la permitían volar por ir en silla de ruedas y no supieron gestionar la crisis. ¿Saldrán de la económica?