Seleccionar página

Los ingresos suben de forma importante, pero las pérdidas siguen estando presentes. Un presidente dispuesto a no pasar desapercibido, se acerca al perfil de Jobs, emisor de grandes frases de motivación para los creadores de empresas. Su modelo de negocio no se ha librado de las polémicas. Amazon tiene contratados ya a más trabajadores que Microsoft.

De librería online en la que se podía elegir entre más de doscientos mil ejemplares (se solicitaban incluso a través de email), a uno de los portales más conocidos en el mundo del comercio electrónico. Los resultados de los buscadores, a mediados de los 90, aparecían ordenados alfabéticamente, así que el CEO y fundador Jeff Bezos, decidió cambiar cadabra.com por Amazon.

Una de los pilares de la filosofía de la empresa norteamericana es, en palabras de Bezos, que de las dos clases de empresas que existen, tienen que ser la que trabajar para cobrar menos. Este es el problema que ha provocado que muchas librerías estén en pie de guerra por el modelo de negocio.

Francia ha sido una de las críticas con la compañía de Bezos. Le han señalado como propulsor del “dumping”, una técnica que se basa en establecer precios bajos para ir eliminando competidores y cuando se encuentre en la carrera casi en solitario, aprovechar para subirlos. Esta es la visión de los perjudicados galos, pero la gratuidad de los gastos de envío en compras superiores a los veinte euros, contribuye, aunque indirectamente, a reducir los costes de los productos y perjudica a un sector muy castigado, las librerías.

En el verano de 2013, aunque las ganancias han sido muy significativas y las pérdidas van disminuyendo, los inversores de Amazon han apoyado la política agresiva de la empresa. Durante el último año, han subido más de un tercio. Así que no se prevé que la compañía vaya a modificar la estrategia, su presidente ha declarado que son conscientes de que serán incomprendidos, pero mantendrán su expansión internacional, gastando dinero en distribución y en nuevos servicios.

Su producto estrella, el libro electrónico Kindle, no ha dejado de aportar buenas noticias para Amazon. A su creación en 2009, se han añadido otro tipo de servicios web como guardar documentos en la nube o mensajería.

No le ha bastado con convertirse en gurú de negocios relacionados con internet, Jeff Bezos (ocupó la portada de la revista Times, como persona del año 1999), ha comprado en agosto de 2013, por unos doscientos millones de dólares el histórico diario “The Washington Post”. Se convierte en el único dueño de la cabecera, pero sin muchas pretensiones de cambiar nada de lo hasta ahora establecido en el periódico. Una muestra más de la atracción que siente por tomar riesgos y ser original (ha invertido unos cuarenta millones de dólares en un reloj que pretender marcar la hora durante milenios sin mucho mantenimiento).

La forma de comprar es cómoda, para evitar dolores de cabeza (Amazon no puede controlar las intenciones de cada vendedor) y ahorrar algo más, las categorías “nuevo” o “usado” indican el estado del producto, y lo más aconsejables es tener en cuenta sólo los proveedores que estén valorados con un mínimo de 90%.