Seleccionar página

El dramaturgo y periodista, Juan Ignacio Luca de Tena, que dirigía ya ‘ABC’ tras la muerte de su padre Torcuato, o Ramiro de Maeztu, participaron en la creación del ‘Diario Vasco’ en 1934. Fundadores monárquicos y conservadores, y la Sociedad Vascongada de Publicaciones ha sido su editora desde el inicio hasta la actualidad.

La filosofía y tendencia política que el propio periódico se encargó de difundir no daba lugar a dudas. La religión católica, el Concierto Económico de la región y la Corona eran los ejes principales de su propuesta.

Cuando comenzó la Guerra Civil, ‘El Diario Vasco’ cambió de manos. Juan March sería el nuevo director y el apoyo a los militares que habían organizado el golpe contra la II República, se hizo evidente. March fue una pieza clave del éxito del levantamiento franquista porque financió gran parte de las operaciones durante el despliegue y luego en la posterior dictadura. De ahí que el gobierno republicano prohibiera las actividades de esta cabecera que buscó otras opciones para seguir imprimiendo en papel información con esta carga ideológica. Un nuevo periódico, ‘Frente Popular’, utilizaba la maquinaria de la Sociedad Vascongada de Publicaciones.

El tiempo que tardaron las tropas de Franco en llegar a San Sebastián estuvo este diario en marcha. Una vez llegó la victoria franquista, el antiguo mecanismo volvió a funcionar y ‘El Diario Vasco’ vio la luz otra vez.

El Grupo Correo y a finales de los años 40, Bilbao Editorial, entran a formar parte de la empresa mediática de origen guipuzcoano. Otra compañía, Prensa Española, que tenía a su cargo la revista ilustrada ‘Blanco y negro’ (después se haría con su mayor baluarte, el periódico ‘ABC’), se une a los nuevos dueños en 2001 y nace Vocento, el conglomerado especializado en prensa regional.

En la década de los 80 la lucha por hacerse con el mayor número de lectores en el País Vasco, tenía otro contendiente, ‘La Voz de España’. Pero la Administración de Adolfo Suárez echó el cierre y ‘El Diario Vasco’ siguió en solitario, sobre todo, en la provincia de Guipúzcoa.

El periódico ha sufrido los ataques violentos de ETA. En el mismo año de la unión de Vocento, asesinaron a Santiago Oleaga, el máximo responsable de las cuentas del diario.

No se ha escapado de la crisis del papel y las ventas van bajando cada año. ‘El Diario Vasco’ no llega a colocar en los kioscos ni 70.000 al día. Algo mejor le ha ido en los ingresos que recibe de la publicidad que inserta en la versión online.