Seleccionar página

eBay es un sitio destinado a la subasta y comercio electrónico de productos a través de Internet. Unos caramelos son el origen de todo… Y una novia un tanto caprichosa. La historia de eBay está ligada a la de su fundador, Pierre Omydiar, un hombre comprometido con el amor.

¿Se acuerda de los Caramelos PEZ? Unas pastillitas de color rosa que venían en una especie de rectángulo estrecho coronado con una cabeza de personaje de dibujo animado, de cómic o de Barrio Sésamo, entre cientos de diseños? Seguro que si tiene más de 30 años se le ha venido la imagen a la cabeza… Para los más jóvenes vayan rápido al buscador de Internet y vuelvan porque estos caramelitos son, en realidad, el origen del gigante de las subastas Ebay.

La novia de Omydiar coleccionaba estas pastillitas dulces con sus muñequitos y llegó un momento en el que ya el intercambio en el barrio de las piezas repetidas se le quedó corto. No había manera de avanzar con la colección. Así que su novio, ni corto ni perezoso, organizó en una página web una especie de comunidad en la que poder vender y comprar artículos a través de la puja de los usuarios. La idea fue llevar lo que ya funcionaba en la vida offline al ámbito virtual, más cómodo, internacionalizado y rápido.

El primer artículo que se vendió en aquella página web que se ha convertido en un gigante de los clasificados fue un puntero con luz, de esos que sirven para señalar en las presentaciones. La particularidad es que ése, en concreto, no funcionaba… Pero ya se sabe que hay gente para todo, así que alguien lo compró por menos de 14 dólares.

La idea arrasó en internet, hasta tal punto que un año después de la demostración de amor y los caramelos Pez, en 1996, Omydiar comenzó a dedicarse a tiempo completo a su nueva empresa.

En realidad, el negocio de eBay no ha sido encontrar la pólvora, que ya estaba inventada, sino llevarla a internet. El negocio de los anuncios clasificados de compra y venta entre particulares ha sido siempre rentable y si no que se lo pregunten a los medios tradicionales de papel. Lo que ha hecho la compañía es trasladar la fórmula a la red dándole además un añadido: la posibilidad de pujar por el precio que creemos que es justo pagar por un objeto.

Actualmente, eBay es el escaparate de miles de objetos que esperan ser adquiridos por otro dueño. Hasta los juguetes de Toy Story lo mencionan en la tercera parte de la saga y en la web se puede comprar casi de todo. Así, en España, se subastó el balcón con mejor vistas para poder ver el paseo de los Príncipes de Asturias el día de su boda.

¿Dónde está el negocio? Pues en la cuota que pagan los anunciantes por poner su artículo a la venta o en subasta y la comisión que se lleva la compañía por cada artículo y que asciende a un 1,5% del precio de lo que se ponga a la venta. Si va a vender una calculadora a diez euros, el precio de venta serán 11,5€ para pagar esa comisión. Algo muy sencillo que, en 2012, llevó a eBay a obtener unos beneficios netos de 2.906 millones de dólares…

Y todo por unos caramelitos.