Seleccionar página

eDreams es el mayor distribuidor de vuelos online en el mundo, y la mayor empresa de comercio electrónico europea. Nacida en 1999 en la fructífera Silicon Valley, en el sur de la bahía estadounidense de San Francisco, la agencia de viajes online eDreams se instaló en España y Portugal en el año 2000 y tardó solo cuatro meses en convertirse, según la consultora KPMG, en una de las 100 mejores compañías de comercio electrónico de Europa y tres años en hacerse con el dominio de su sector en la zona meridional del continente, tras su salto a Italia y la adquisición en 2003 de la compañía transalpina Travelonline.it.

Fundada por Javier Pérez y James Hare, con el fondo de capital riesgo Permira como principal accionista (participa también en Genesys, BakerCorp, Pharmaq, Cortefiel, Hugo Boss y Telepizza, entre otras firmas) e integrante del poderoso grupo Odigeo (con sede en Barcelona y 15 millones de clientes anuales, y al que también pertenecen Go Voyages, Opodo y Travellink), eDreams se ha afianzado en Portugal, Reino Unido, Francia, Alemania, Grecia y Turquía.

El éxito de la compañía (solo en Italia y España, sus dos principales mercados, cuenta con aproximadamente seis millones de usuarios registrados), que trabaja con cerca de 100 aerolíneas y 150.000 hoteles de más de 30.000 rincones del planeta, se basa en la potencia de sus motores de búsqueda y en su eficacia a la hora de buscar los billetes, los alojamientos y los paquetes de vacaciones que mejor se ajustan a las necesidades (y al bolsillo) de los clientes.

En este sentido, eDreams ha apostado por lanzar apetitosos códigos de descuento, una táctica de imán que le ha permitido ampliar su base de datos y en la que Facebook ha jugado un papel decisivo. Por supuesto, la Red está sembrada de foros en los que se tachan de engañosas las ofertas de la compañía y en los que se da cuenta de un sinfín de errores técnicos a la hora de cerrar las reservas (no es raro, por ejemplo, que el sistema se invente los nombres de los viajeros, tal y como denuncian numerosos internautas).

Más allá de su negocio como agencia de viajes y como tótem del e-commerce, la empresa ha sabido exprimir otra naranja extraordinariamente atractiva, aprovechándose del tráfico generado por sus páginas (250.000 usuarios a la semana): se ha convertido en un rentable soporte publicitario, en un escaparate donde los anunciantes (más de 500) pueden medir en tiempo real su capacidad de penetración y saber cuánta gente aterriza en sus webs corporativas desde las de eDreams.

Por eso no es raro que el grupo haya decidido desembarcar en Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Hong Kong, Indonesia, Singapur o Tailandia (también ha desarrollado la versión en español de la página estadounidense), mercados muy dispares en cuanto a comercio electrónico (muy maduro el de Singapur, por ejemplo, verde el de Emiratos Árabes) pero en los que, sin duda, brilla un cielo lleno de oportunidades para ejercer de plataforma en la que se anuncien toda clase de empresas.