Seleccionar página

Lidl Stiftung & Co. KG, más conocida por su marca comercial Lidl, es una cadena de supermercados de descuento de origen alemán. La cadena de supermercados de origen alemán desembarcó en territorio español en el año 1994. Desde entonces su ritmo de crecimiento ha sido paulatino hasta que en el año 2003 el grupo alemán experimentó un gran resultado en términos de ventas que superó los 13 millones de euros.

Muchas han sido las compañías extranjeras que han llegado al mercado español y viendo su balance negativo de ventas han decidido retirarse a tiempo antes de caer en quiebra. No es el caso de Lidl, que a pesar de estar casi 10 años sumergidos han aguantado el tirón para salir a flote y comenzar a implantar su plan de expansión por todo el territorio nacional de forma extraordinaria.

En la actualidad, Lidl recibe más de tres millones de consumidores a la semana en sus más de 530 establecimientos repartidos por toda la geografía nacional. Además, el grupo alemán, posee ocho centros logísticos ubicados en A Coruña, Barcelona, Madrid, Málaga, Sevilla, Tenerife, Vitoria y Valencia.

Hoy día, Lidl disfruta de más de un 3% de la cuota del mercado minorista español. Desde la década de los setenta, varias firmas han ido entrando en escena para acaparar el protagonismo del mercado español especializado en el sector de la gran distribución. Destacan Carrefour y Alcampo, dos de los gigantes que lideran el mercado en la actualidad. Aunque por aquel entonces convergían otras firmas como el desaparecido Pryca o el extinto Continente, que se fusionaron en España en el año 2000 dando lugar al popular Carrefour.

El grupo Lidl pertenece a la firma alemana Schwarz, una de las compañías más importantes a nivel mundial dedicadas a la distribución mayorista dentro del sector de la alimentación. Nunca se le han conocido estrategias de expansión a Lidl, pero lo que si sorprende es que su volumen de inversión en función de las nuevas oportunidades que le surgen al grupo aumentan cada vez más, destacando el buen momento que vive la compañía en España.

En los últimos años, Lidl ha invertido más de 120 millones para llegar a todos los rincones de España con cerca de 540 establecimientos físicos abiertos al público. Entre exportaciones y ventas derivadas del mercado interior, Lidl ha alcanzado una facturación total que supera con creces los 2.300 millones de euros. Casualmente desde el año 2007, justo cuando la crisis económica empezaba a dar señales de su existencia, Lidl ha experimentado un crecimiento constante cercano al 5%, frente a la caída inexorable de sus principales competidores en el mercado.

Su modelo de negocio con precios baratos sin escatimar en la calidad de los productos lo han elevado a la cima dentro del sector de la gran distribución en España. El grupo Lidl cerrará el ejercicio de 2013 con la apertura de 14 comercios nuevos y las inversiones realizadas durante este año se elevan ya hasta los 160 millones de euros. Para el próximo año que comienza, la cadena de distribución alemana prevé aumentar su plantilla y alcanzar los 10.000 trabajadores.